Avatar de Gin-D

por

LENKOGSTA

Publicado el 12 diciembre, 2013 en Relatos individuales

Un nombre, no sé, tal vez de un almacén de ropa, de un supermercado o algo parecido. Desperté en un bus (confundido), estaba prácticamente vacío. Un tipo exactamente igual a mí creía ver a un asiento después del mío, iba en compañía de dos tipos más y alcancé a reconocer uno de ellos.

– Nos deja aquí, por favor, dijo ‘’mi gemelo’’.

Los seguí y tan pronto bajaron, vi un portón grandísimo, miré hacia arriba y había un aviso muy grande que decía el nombre de ese lugar: ‘’LENKOGSTA’’ en letras rojas. Un lugar hosco, deprimente, con efigies inmensas, unas lápidas y cruces que a cualquiera le produjera escalofríos. Entonces concluí que era un cementerio.

¿Visitar un cementerio en la noche? Qué lunáticos.

Todo fue tan extraño. Intenté hablarles, pero estos no me escuchaban, ni mucho menos me podían ver, era como si estuviera bajo una luz estroboscópica.

Se veían tan entretenidos que hasta parecían un par de niños jugando en un parque. ¿Cómo podrían estos tipos estar así en un lugar como ese?

Seguimos caminando en medio de la oscuridad, no había sino unas cuantas lámparas que encendían y apagaban ya de lo viejas que se veían. Era algo terrorífico, no sabía hasta cuando íbamos a parar y solo los seguía.

Por fin llegamos a una de esas lápidas, en ella decía mi nombre y apellido, debajo el día, el mes y el año en el cual fue mi nacimiento y luego la de mi muerte. Al ver esto, un aspaviento se formó en mi cara. No podía yo entender lo que estaba ocurriendo.

Si estaba muerto, ¿por qué no recordaba si había sido un asesinato, un accidente o una enfermedad que me llevó a la muerte? Solo podía recordar escasas cosas como mi nombre, mi aspecto físico, recordé que tenía una guitarra, una amiga llamada Celeste y también a uno de esos tipos que acompañaban a ‘’mi gemelo’’, a ese tipo ya lo había visto antes, no recuerdo donde. Del resto no recordaba nada. ¿Qué loco, no? Solo eso recordaba.

Así pues, estos seguían (‘’serios’’) allí observando mi tumba ya toda descuidada. De pronto uno suelta una carcajada y luego los demás hicieron lo mismo.

¿Por qué sus carcajadas? ¿Por qué tan jubilosos? ¿Serian ellos mis asesinos?, seguro lo hicieron, eso es. Dejaron de reír, y pronto uno dijo: ‘La broma de toda la historia ’, el otro: ‘La más perfecta’, y ‘’mi gemelo’’: ‘La más cruel y trágica que ha podido existir’.

Aún sigo sin entender qué pasó, solo necesito vengarme. Solo pienso en cómo, soy un alma en pena.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>